Dios apoya, promueve, justifica y regula la esclavitud

esclavitud

Uno de los argumentos para no liberar a los esclavos en aquella época donde se vendían personas negras como si fueran un galón de leche en Estados Unidos era que “los esclavos negros no tenían derechos pues eran para efectos de la ley una “propiedad” y no seres humanos”. Muchos senadores anti-abolición de la esclavitud de aquellos tiempos defendieron esa idea por muchísimos años utilizando ese vil argumento para defender su falsa moral pro racista y esclavista. ¿Pero como cuestionar la esclavitud en una nación de mayoría cristiana donde su Dios (judeo-cristiano) apoyaba la esclavitud?

 
Veamos como el Dios (Judeo-cristiano) promueve la esclavitud en su libro sagrado llamado “La Santa Biblia”:
Colosenses 3:22: Esclavos, obedezcan en todo a sus dueños temporales, pero no con una obediencia fingida, como quien trata de agradar a los hombres, sino con sencillez de corazón, por consideración al Señor.  Cualquiera sea el trabajo de ustedes, háganlo de todo corazón…
 
Aquí Dios muestra que está aceptando completamente la posición del esclavo, y anima a los esclavos a trabajar duro. Este sentimiento es repetido en Tito 2:9: Que los esclavos obedezcan en todo a sus dueños y procuren agradarlos, tratando de no contradecirlos. Que no los defrauden, sino que les demuestren absoluta fidelidad.
 
Colosenses 4: Amos, sigan dando lo que es justo y lo que es equitativo a sus esclavos, sabiendo que también ustedes tienen un Amo en el cielo.
 
Éxodo 20: ”Y en caso de que un hombre hiera a su esclavo o a su esclava con un palo y tal [persona] en efecto muera bajo su mano, se ha de vengar sin falta a tal [persona].  21 Sin embargo, si tarda [en morirse] un día o dos días, no ha de ser vengado, porque es dinero suyo.
 
Éxodo 21:32: Si el buey acornea a un siervo o a una sierva, se pagarán treinta siclos de plata al dueño de ellos, y el buey será apedreado.
 
No sólo Dios justifica la esclavitud, sino que Dios pone un precio a los esclavos – 30 siclos de plata. Fíjese que Dios no es suficientemente sofisticado para entender el concepto de inflación. Ahora ya pasaron 3.000 años, y un esclavo corneado todavía vale 30 siclos de plata, de acuerdo con la palabra de Dios.
 
Levítico 25:44: Los siervos y las siervas que tengas, serán de las naciones que os rodean; de ellos podréis adquirir siervos y siervas. También podréis comprarlos entre los hijos de los huéspedes que residen en medio de vosotros, y de sus familias que viven entre vosotros, es decir, de los nacidos en vuestra tierra. Esos pueden ser vuestra propiedad, y los dejaréis en herencia a vuestros hijos después de vosotros como propiedad perpetua. A éstos los podréis tener como siervos; pero si se trata de vuestros hermanos, los israelitas, tú, como entre hermanos, no le mandarás con tiranía.
 

Aquí Dios indica cuándo puedes comprar tus esclavos, y claramente especifica que los esclavos son propiedad a ser comprada, vendida y dejada en herencia.

Existen muchísimos otros versículos en el viejo y nuevo testamento que promueven y explican como realizar la esclavitud.  Mi primera impresión es pensar como un Dios justo de amor y misericordia se tomaría tanta molestia de plasmar claramente en muchos de sus libros las reglas y “tips” para llevar a cabo la esclavización de seres humanos. Cada detalle, cada regla, cada forma…  Como si para él fuera de suma importancia este asunto, en ningun momento muestra interés en abolir la esclavitud, por el contrario hasta pone condiciones para liberar a un esclavo.

Me pregunto; ¿Por qué al dios todopoderoso judeo-cristiano no se le ocurrió dejar plasmado en su libro sagrado y guia de vida la cura para la diabetes, la cura al cáncer, la codificación del genoma humano, el árbol de la evolución, las leyes para promover la justicia social, una carta de derechos humanos, la receta para la electricidad, los planos para hacer energía renovable, una guia de como reciclar y la tabla de periódica? Creo que todo eso de estar en la Biblia hubiese sido más útil a la humanidad.  ¡Ah verdad!, para él era más importante decirte como golpear a un esclavo, como castigar a los gay, prostitutas, blasfemos e hijos desobedientes.

Ya sé, me dirás que todo eso era el Viejo Testamento, pero recuerda lo que dice en Isaías 40:8, “la palabra de nuestro Dios permanece para siempre”.

Shirley Rivera nació en Bayamón, Puerto Rico. Estudió Aeronáutica en la escuela de Aviación de la Universidad InterAmericana de Puerto Rico en el programa de Administración de Sistemas de Aviones. Laboró en el periódico El Nacional de Oklahoma, ejerció como reportera ancla del clima en Telemundo Oklahoma City y también trabajó como reportera de noticias para Univisión Tulsa también en el estado de Oklahoma, actualmente trabaja en programas educativos del Departamento de la Defensa de los Estados Unidos. Es presidenta y fundadora de Ateístas de Puerto Rico desde el 2014 y Directora Regional de American Atheists en Puerto Rico.

Durante muchos años se ha desempeñado como bloguera, comentarista social, activista atea y defensora de los derechos de las personas no creyentes. Actualmente es la presidenta de Ateístas de Puerto Rico y Director y la educación secular.

©2017 Ateístas de Puerto Rico - Privacy Policy - Return Policy - Term of Use

PO Box 362575 San Juan P.R, 00936-2575

informacion@ateistaspr.org

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?