Fiestas Laicas

En medio del virazón definitivo hacia lo laico que está dando la cultura y las fiestas del solsticio, la bloguera atea Holly Baer este año publicó en un blog de Patheos un artículo donde confiesa que extrañó a Jesús durante su primera navidad sin el tema central navideño para los cristianos, luego de una vida entera de recuerdos atesorados durante las fiestas navideñas.

Se entiende la nostalgia. Irá desapareciendo con los años. Pero parece retar el concepto de los ateos como gente sin corazón que cocina niños y se los come: las navidades son un tiempo deprimente para mucha gente, y los ateos sí tienen sentimientos y pueden a veces ser vulnerables a sus efectos. Las fiestas del solsticio son un tiempo para estar en comunidad y en familia, y no todo el mundo tiene acceso a eso.

tysonMuchas alternativas existen, y a veces varían por año. Este año yo celebré el solsticio comiendo comida cubana y viendo el nuevo Star Wars (otro tipo de nostalgia). También tuve momentos de escuchar canciones navideñas tradicionales–incluyendo las cristianas, ¿porqué no, si es parte de la tradición?–y de comer comida boricua navideña como pasteles y coquito. El amante de la ciencia Neil De Grasse Tyson celebra la natividad de Isaac Newton, que nació un 25 de diciembre.

Las tradiciones navideñas son tan alegres, contagiosas, y para mucha gente hermosas, que muchas personas no cristianas han buscado imitar o crear sus versiones de las fiestas (del mismo modo que los cristianos originalmente le quitaron estas fiestas a los paganos). Incluso los hindúes se inventaron recientemente el festival Pancha Ganapati para que los niños puedan recibir regalos y a la vez permanecer en su tradición. El festival es dedicado a Ganesha, el dios gordo de cabeza de elefante, y se celebra entre diciembre 21-25.

Para los judíos, Hannukah originalmente no era una fiesta muy importante y de hecho Christopher Hitchens la criticó por celebrar “Jewish tribal backwardness”. Sin embargo, ellos reapropiaron el festival para competir con las navidades y ahora es de enorme importancia en occidente.

Similarmente, los afro-americanos que tienen tendencias algo políticas de izquierda han creado su versión laica de las fiestas: Kwanzaa es un festival que celebra a los ancestros africanos y que construye narrativas comunitarias alrededor de siete principios y valores de auto-superación y comunidad. Kwanzaa ha evolucionado en una fiesta global panafricana que se da entre diciembre 26 y el primero de enero, para no competir con las navidades.

humanlightnewLos laicos no podían quedarse atrás. Hace poco menos de dos décadas, el capítulo de New Jersey de una organización humanista se inventó el festival Humanlight luego de observar que muchas de las fiestas del solsticio incorporan las Luces: la estrella de Belén, el menora de Jánuca, la kinara de Kwanzaa, porque es el día mas corto y la noche mas larga del año en el hemisferio norte, y por lo tanto el renacimiento del sol. Al igual que con Kwanzaa, ayuda a la comunidad humanista a revisitar las metas del año pasado y establecer nuevas para el nuevo año, estipula el intercambio de regalos, y se encienden tres velas que representan la razón, compasión y esperanza. Roy Speckhardt, el presidente del American Humanist Association, ha escrito un blog haciendo llamados a que se amplie la tradición para que los humanistas también tengan comunidad en las fiestas. La idea es celebrarlo alrededor del solsticio (los proponentes dicen que algún día cercano al 23 de diciembre) para que no conflija con el tiempo que pasamos con familia y otras partes de nuestra comunidad.

A todas estas, nada malo con celebrar las navidades con pesebre, arbolito y todo. No hay que ser tan puritano. Hay gente laica que no abandona estas tradiciones del mismo modo que no abandonamos Easter cuando dejaron los celtas de adorar a la diosa Eostre, ni dejamos de intercambiar regalos cuando los romanos dejaron de adorar a Saturno durante Saturnalia, ni dejamos a un lado al personaje que hoy conocemos como Santa Claus cuando los nórdicos dejaron de creer en el Alfather Odín. Así que si son ateos y todavía están encariñados con el niño Jesús, no tienen que hacer como Holly Baer. Todas estas tradiciones han incorporado elementos de los ciclos culturales previos. Los boricuas celebramos hasta mediados de enero, así que excusas para celebrar no deben faltar. Hagamos las fiestas nuestras y no agüemos las fiestas a nadie.

¡Feliz navidad, próspero año y felicidad a todos y todas!

Hiram Crespo es autor y blogger puertorriqueño residente en Chicago, fundador de societyofepicurus.com y autor de Tending the Epicurean Garden (Humanist Press, 2014) y de Cultivando el jardín epicúreo y el autor/traductor de Varios días en Atenas y Epítome. Ha contribuído artículos a The New Humanism (una publicación de The Humanist Chaplaincy at Harvard), The Humanist (una publicación del American Humanist Association), Greenewave, Humanist Life y muchos otros. Se graduó con altos honores de un Bachillerato en Estudios Interdisciplinarios en Northeastern Illinois University y además del español e inglés, conoce el francés y el idioma universal, esperanto.

©2017 Ateístas de Puerto Rico - Privacy Policy - Return Policy - Term of Use

PO Box 362575 San Juan P.R, 00936-2575

informacion@ateistaspr.org

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?