Si queremos analizar con rigor ¿Qué pasa tras la muerte? Debemos recurrir a los estudios sobre todo de la neurología.

Para entender la experiencia de “sentir que el alma abandona el cuerpo” que están en la base de la creencia en “espíritus o almas”,  deberíamos acudir a los trabajos de Olaf Blanke (1) que descubrió que al estimular nuestro cerebro en el giro angular, producía la sensación de “estar fuera del cuerpo” y descubrió las bases neurológicas de la experiencia extracorpórea que afecta a una de cada diez personas. También a los de  Jason Braithwaite (2) que muestra como los errores en la percepción del espacio pueden llevar a sensaciones de “estar fuera del cuerpo”, típico en casos de poco oxígeno en el cerebro, como pilotos de aviones que tras muchas acrobacias describían su percepción de estar “fuera de la cabina”.

Si queremos entender el fenómeno producido en  experiencias cercanas a la muerte de “sentir una luz blanca y una sensación de bienestar” en que algunos fundan su creencia en ciertos paraísos tras la muerte, deberíamos acudir a los trabajos de Jimo Borguin (3) que muestran como ante la falta de oxígeno y glucosa el órgano pensante en último esfuerzo se hiperactiva. En especial el locus cerúleo (involucrado en el pánico y el estrés) libera tanta noradrenalina que explicaría las sensaciones descritas como “ver una luz blanca”. Deberíamos mencionar los trabajos de  Dean Mobbs (4) que administrando ketamina produce una euforia similar a experiencias cercanas a la muerte, y explica como alterando los niveles de opiáceos naturales que produce nuestro cerebro, se consigue que una experiencia traumática como estar al borde de la muerte cause sensación de bienestar y calma.

Si queremos entender la sensación de percibir a entidades supranaturales (como sentir a “Cristo”, “Brahama”, “Espíritus de los Antepasados” o “El Gran Vacío Budista”) deberíamos acudir a los estudios de Persinguer(5) y Penfield (6) que  muestran como  la estimulación del lóbulo temporal producía alteraciones de la percepción de la experiencia en curso o inducía experiencias creadas artificialmente (el budista sentía el Gran Vacío, el musulmán a Alá o Mahoma, el hinduista la presencia de Brahama…). Así como los diversos estudios recogidos por Rubia (7) que muestran las causas de esas alucinaciones y que son esencialmente cuatro: sobreestimulación del cerebro con ruidos y movimientos (como los bailes frenéticos del candomble o de cultos evangélicos) falta de estímulo (como los presos en celdas de aislamiento, tanto reales, como en experimentos psicológicos; marinos en mares árticos permanentemente nublados; o en el desierto donde tras muchos días se ven oasis, gins, diablos y otros seres); enfermedades (epilepsia de lóbulo temporal, enfermedades nerviosas, anorexia, depresión) y drogas (el soma védico, el maná judío, el loto homérico,  el vino báquico, el cáñamo indio. El peyote mexicano, la coca inca, la ayahuasca amazónica, la ganja jamaicana, el kava de Fiji…los etnobotánicos McKenna (8) o Wasson (9) aseveran incluso que el origen de la religión se encuentre en la ingesta de hongos alucinógenos). Así mismo explica las características de estas experiencias místicas: duración máxima de 1,5 horas por habituación de las neuronas. Inefabilidad (incapacidad de comunicar la experiencia con palabras), al bloquearse la conexión entre ambos hemisferios cerebrales durante la experiencia. Sensación de estar fuera del tiempo y el espacio al bloquearse la percepción periférica. Sensación de experiencia indudable, al intervenir el etiquetado emocional por la activación de la amígdala y el hipocampo…

Estos datos, que son aceptados por la inmensa mayoría de los neurólogos, han puesto muy nerviosos a muchas personas. El negocio de la inmortalidad (médiums, rezos por muertos…) mueve según la consultora Global Industry Analyst, unos 60.000 millones de euros al año. Y más allá, si no existen almas que vayan a ciertos lugares tras la muerte (Cielo, Walhalla, reencarnación…) la base de las principales religiones se derrumba. Por ello se han intentado, por todos los medios, refutar estas tesis. Veamos los principales intentos:

Lewin (10) en 1980 publico un estudio sobre un paciente que había padecido una hidrocefalia que había presionado a su cerebro. Lewin afirmaba que su cerebro era de 150-300g (cuando el usual es de unos 1.500 g) y sin embargo era intelectualmente brillante, luego el pensamiento no parece vinculado al cerebro. Ninguna autopsia (o los modernos métodos de escaneo cerebral, mucho más precisos) pudieron respaldar su tesis. Por el contrario se descubrió que el cerebro había sido deformado pero no reducido ¡Era incluso más grande que la media!

El proyecto Aware (11) (12) financiado por la Iglesia presbiteriana, se propuso investigar el caso de personas que sufren parada cardiaca y describen como su alma sale del cuerpo viéndose a sí mismos desde arriba. Para ello colocó unas fotos en estantes altos y preguntó ¿qué habían visto? ¡Ni un solo caso confirmo que vieran las fotos! Y ninguno de los casos en que el paciente afirmo salió de la habitación, dio pruebas de ver algo externo.

Finalmente muchos médiums han afirmado hablar con esos espíritus, pero desde Houdini (que propuso a su mujer una clave que ningún médium pudo revelar) hasta los trabajos recientes de la fundación James Randy. Ni un solo caso confirma que se pueda hablar con espíritus descarnados.

Los resultados son evidentes si tenemos en cuenta que hoy conocemos bastante bien el funcionamiento cerebral. Hoy sabemos que función cumplen las estructuras cerebrales y que por ejemplo una lesión en el área de Broca impide producir palabras, una lesión en el ara de Wernicke impide entender palabras, o una lesión en la amígdala altera la activación emocional. Tal es nuestro conocimiento que podemos leer la palabra o el número que alguien piensa con escáneres cerebrales (13) e incluso podemos entrenar a una persona para que dé ordenes cerebrales a un ordenador (Neurosky lanzó en 2009 un video juego “mindflex” donde se usaba en vez de un joystick el cerebro conectada a través de un casco al ordenador). Incluso en experimentos con ratones podemos borrar recuerdos y reproducir recuerdos estimulando eléctricamente el hipocampo (14). Suponer que al destruir completamente el cerebro sigue existiendo la emoción o el razonamiento, que está asociado al buen funcionamiento de sus partes, es tan absurdo como pensar que al sacar todas las piezas de un ordenador este sigue computando.

(1) Blanke,O. , Ortigue, S., Landis, T., & Seeck, M. (2002). Neuropsychology: Stimulating illusory own-body perceptions. Nature, 419(6904), 269-270. (Ver PDF OlafBlanke)

(2) Braithwaite, J. J., Samson, D., Apperly, I., Broglia, E., & Hulleman, J. (2011). Cognitive correlates of the spontaneous out-of-body experience (OBE) in the psychologically normal population: Evidence for an increased role of temporal-lobe instability, body-distortion processing, and impairments in own-body transformations. Cortex, 47(7), 839-853. (PDF JasónDueradelCuerpo)

(3) Borjigin, J., Lee, U., Liu, T., Pal, D., Huff, S., Klarr, D., … & Mashour, G. A. (2013). Surge of neurophysiological coherence and connectivity in the dying brain. Proceedings of the National Academy of Sciences, 110(35), 14432-14437.

(4)Mobbs, D., & Watt, C. (2011). There is nothing paranormal about near-death experiences: how neuroscience can explain seeing bright lights, meeting the dead, or being convinced you are one of them. Trends in cognitive sciences, 15(10), 447-449.

(5) Persinger, M.A. Religious and mystical experiences as artifacts of temporal lobe function: A general hypothesis, ´´´´perceptual an motor Skilss, 57, pp. 1255-1262, 1983

(6 ) Penfield, W., The excitable cortex in conscious man, Liverpool Univ. Press, Athlantic  Highlands. N.J. 1967

(7) RUBIA, Francisco J. (2003) “La conexión divina. La experiencia mística y la neurobiología” Barcelona: Editorial Crítica, Colección Dracontos.

(8) McKenna, T. (1991). The archaic revival. San Francisco: HarperSanFrancisco.

(9) Wasson, R. G., Hofmann, A., Ruck, C. A., & Smith, H. (2008). The road to Eleusis: Unveiling the secret of the mysteries. North Atlantic Books.

(10) LEWIN, Roger. Is your brain really necessary? Science, 1980, vol. 210, no 4475, p. 1232-1234)

(11) Parnia, S., Spearpoint, K., de Vos, G., Fenwick, P., Goldberg, D., Yang, J., … & Wood, M. (2014). AWARE—AWAreness during REsuscitation—A prospective study. Resuscitation, 85(12), 1799-1805.

(12) Sam PARNIA (2014) Resurrecciones: La ciencia que está borrando la frontera entre la vida y la muerte. Madrid: La Esfera de los Libros, S.L.

(13) Pasley, B. N., David, S. V., Mesgarani, N., Flinker, A., Shamma, S. A., Crone, N. E., … & Chang, E. F. (2012). Reconstructing speech from human auditory cortex. PLoS Biol, 10(1), e1001251.

(14)Berger, T. W., Hampson, R. E., Song, D., Goonawardena, A., Marmarelis, V. Z., & Deadwyler, S. A. (2011). A cortical neural prosthesis for restoring and enhancing memory. Journal of neural engineering, 8(4), 046017.

 

José Ángel Paniego García

Author José Ángel Paniego García

Soy psicólogo Educativo dedicado a temas de educación en Valores con alumnado universitario, profesorado y ONG´s principalmente. Tengo diversas publicaciones y artículos sobre el tema. Por ejemplo: - PANIEGO,J.A. (2000) Educar personas solidarias. El laberinto de la educación en valores. Rev Contextos Educativos nº 3. Logroño: Servicio de publicaciones de la Universidad de la Rioja. pp. 177-190. - PANIEGO,J.A., SEVILLA,B. y BOLLAÍN,S. (1998) Educapaz. Una formación integral de actitudes para el cambio social en SÁNCHEZ-TORRADO,S. Ciudadanía sin fronteras. Cómo pensar y aplicar una educación en valores Desclée de Brouwer. Bilbao. - PANIEGO, J. A. (2000). Regulación de conflictos. In Conflictos y desarrollo (pp. 111-112). Universidad de Alicante. - PANIEGO, J.A. (Coor) (2005) Unidad didáctica para que niñas y niños realicen anuncios defendiendo el derecho a la no discriminación de niños y niñas. Toledo: Save The Children. También he relizado investigaciones en temas sociales por ejemplo: - Ha coordinado el Análisis de la juventud gitana de alta promoción sociocultural según el convenio entre el INJUVE y la Asociación Secretariado General Gitano. - Ha participado en el estudio MESA,M.(Coord) (2000) La Educación para el Desarrollo: Retos y perspectivas para Dirección General de Voluntariado de la Comunidad Autónoma de Madrid. ACTIVIDADES SOBRE EL TEMA RELIGIOSO-ATEO Coordino en la actualidad el programa Religión e Irreligión en la Escuela. Desarrollando actividades didácticas para trabajar en el aula. Pagina de Facebook del proyecto: https://www.facebook.com/religionenlaescuela/?fref=ts Publicaciones sobre el tema: Paniego, J. Á., y Romero, J. L. (2014). Religión e irreligión en la escuela: Un modelo democrático de formación. Editorial Manuscritos. Madrid. Neurología como explicación de fenómenos supustamente paranormales: Ha desarrollado diversas charlas sobre el tema por ejemplo: Charla en el Ateneo de Madrid el 28 de Enero de 2017 https://www.youtube.com/watch?v=LGSTm4oMT

More posts by José Ángel Paniego García