Editorial

Carta Abierta: Perspectiva de Género

By febrero 21, 2015 No Comments

 

 

Querido amigo:

Hola, ¿Cómo estás? Espero que estés bien.


Yo, sin embargo, estoy preocupada por mi comunidad, por mi familia, por Puerto Rico. Se han olvidado de uno de los valores que más se han defendido a lo largo de la historia: el respeto.

¿Qué es respeto? Respeto es apreciar y reconocer a una persona o cosa. Esto sin importar raza o género; y mucho menos la preferencia sexual. Ahora bien, ¿Que es equidad? Consiste en no favorecer el trato de una persona, perjudicando a otra. Ya que tenemos estas dos definiciones bastante claras quiero dejarte saber varios detalles.

Amigo mío, entiendo tus valores, creencias y virtudes. Entiendo que defiendes tu tradición, defiendes aquello a lo que te has acostumbrado. Créeme; he tomado mi tiempo para ponerme en tus zapatos y si fuera mi situación, yo también defendería lo que es mío; lo que no estoy dispuesto a que cambien. Pero debemos aceptar que todo ser humano tiene miedo a los cambios. Todos tenemos temor de cosas nuevas que tal vez puedan perjudicarnos.

Pero ¿por qué irse en contra del respeto, si tanto lo has defendido? Eso es lo que yo exijo: respeto sobre todas las cosas. Todo ser humano merece respeto. Me duele y me ahoga en lágrimas ver que los puertorriqueños que practican la creencia en Dios, el rey del amor, nos rechacen de esta manera. La perspectiva de género no es enseñarle a un niño el que la homosexualidad está bien o mal. Esta perspectiva defiende los derechos de todo ser humano y enseña el respeto ante cualquier individuo. Esto lo defiendo y lo pido; pido que nos respeten, pido que nos valoren. Que no discriminen a la comunidad LGBTT.

¿Acaso no se dan cuenta de las cosas más importantes que debemos defender? La economía de nuestra isla se está deteriorando. Ya no es seguro caminar ni por las aceras y las mujeres debemos tener cuidado hasta con las personas que amamos, porque la vida está llena de sorpresas.

Entiendo su creencia, amigo; entiendo la infancia de sus hijos. Pero entienda usted nuestra sociedad; entienda que solo buscamos respeto y humanidad. ¿Eso es mucho pedir? Yo esperaba más de mi Puerto Rico; esperaba que ese mandamiento que tanto plantean (“amarás á tu prójimo como á ti mismo”) sea practicado. Yo esperaba que Puerto Rico entendiera que amor es amor, sin importar el género.

Amigo, solo pido fin a las controversias, a la discriminación, a la falta de comprensión hacia nosotros los humanos que trabajamos, estudiamos y buscamos un mejor mañana, igual que tú. Solo pido que el mismo respeto que tú te mereces, yo también me lo merezca. Comencemos a buscar un punto medio para el pueblo, ¿no quieren la perspectiva de género para sus hijos? De acuerdo. Pero usted eduque a su hijo a respetar, usted eduque a su hijo a amar al prójimo. Esta no es la década las guerras… esta es la década de la hermandad.

Gracias, amigo mío, que tomaste de tu tiempo para tomar atención a éste mensaje.

Cordialmente tu amiga, Alondra Pizarro Cordero.
Estudiante y empleada

 

 

X