Como dios no existe, todo está permitido

10488017_649499748474489_6780871976170826139_nAsí como Dostoyevski alguna vez escribió que “si dios no existiese todo sería posible” (1), Sartre reafirmó esta fórmula al sostener que “como dios no existe, todo está permitido.” Sartre pensaba que no hay nada diferente del ser humano a que aferrarse; creía que la humanidad está condenada a ser libre. De hecho, al igual que Nietzsche, señaló que la idea de dios es un obstáculo para la afirmación y construcción de la libertad humana. Creía que semejante concepción es incompatible con un ser humano libre. En sus palabras:

“Si la existencia precede a la esencia, no se podrá jamás explicar el hombre por referencia a una naturaleza humana dada y fija; dicho de otro modo, no hay determinismo, el hombre es libre, el hombre es libertad. Si Dios no existe, no encontramos frente a nosotros valores u órdenes que legitimen nuestra conducta. Es lo que expresaré diciendo que el hombre está condenado a ser libre. Condenado, porque no se ha creado a sí mismo y, sin embargo, es libre, porque una vez arrojado al mundo es responsable de todo lo que hace.”

En efecto, el ser humano es responsable de sus actos, y las concepciones a que responde, si son producto de una búsqueda mal orientada o del desconocimiento, funcionan como limitantes para la obtención de la verdadera autonomía; aquella que nos define como seres intelectualmente libres. Podemos incluso afirmar que lo esclavizante para quien cree es, justamente, el hecho de creer. Al evadir el único medio con que cuenta para discernir, quien acepta ideas externas sin cuestionar renuncia voluntariamente la facultad de decidir sobre la legitimidad de las mismas.

Desgraciadamente, la aparente comodidad de vivir manipulados suele ser un muy efectivo detonante para negarnos a buscar la verdad. A fin de cuentas, el ateísmo no es un fin, sino apenas un punto de partida. Pero claro, tal vez no todos estén dispuestos a caminar por sí solos.

Nota: La cita de Dostoyevski en realidad corresponde a uno de los personajes de su novela Los Hermanos Karamazov, puntualmente al argumento de la tesis de Iván.

Ilustración de la publicación: Jean-Paul Sartre

Difusor del librepensamiento, administrador de DIOS NO EXISTE, No creo en tu dios, dios no existe y no es necesario y autor de El Ser Imaginario.

©2017 Ateístas de Puerto Rico Inc. | PO Box 362575 San Juan PR 00936-2575 | informacion@ateistaspr.org | 1-855-200-8880

Privacy Policy | Return Policy | Term of Use

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?