Cuando la virtud se vuelve nada

scrollHasta las acciones virtuosas con frecuencia no tienen provecho porque … los hombres muestran demasiada arrogancia, o vuelven a caer sin razón en los miedos supersticiosos, y porque en las otras acciones de la vida cometen muchas faltas de toda clase, (de modo que) nadie muestra virtud. 

Nosotros, a cambio, comprometidos con seguir el placer, llevaremos testimonio a favor nuestro de que nuestros asuntos son llevados mas fácilmente en las circunstancias dentro de las cuales hasta ahora habíamos exhibido dolor.

– Polístrato el Escolarca, en su pergamino “Sobre el desprecio irracional

Por siglos los filósofos laicos han estado argumentando que cuando la gente trata de hacer reclamos sobrenaturales relacionados a la moral, la sociedad entera termina pagando un alto precio por ese error. Polístrato vivió hace mas de 2,200 años en Atenas, la cuna de la filosofía, y su comentario en este pergamino acentúa la imperativa de desmitificar la moralidad mucho pero mucho antes de que Nietzsche, Sam Harris y otros trataran de hacer lo mismo en tiempos modernos.

En el pergamino, Polístrato habla de muchos inconvenientes que causa el buscar la virtud sin estudiar la naturaleza de las cosas. El era pupilo de la tradición atomista y materialista de la filosofía. Cuando habla de “estudiar la naturaleza de las cosas”, se refiere aquí a que es importante siempre tener un entendimiento científico de la realidad. Literalmente, se refiere al estudio de las leyes de la física. Menciona tres errores prominentes, para los cuales voy a proveer varios ejemplos modernos de manera que veamos la persistencia y la relevancia de estos argumentos hasta hoy:

  1. “los hombres muestran demasiada arrogancia” – el ejemplo obvio aquí es Kim Davis, que se cree que sus creencias religiosas tienen mayor validez legal que la Constitución de los Estados Unidos; otro ejemplo prominente de la arrogancia que produce la busqueda de la virtud sin estudiar la naturaleza de las cosas (lo cual sucede invariablemente en la religion) la vemos en el modo en que sacerdotes se creen por encima de la ley en los miles de casos de abuso sexual de menores, sin embargo la altanería que produce el privilegio religioso no es algo nuevo ni exclusivo a los cristianos. Los paganos antiguos también la padecieron, y el caso de Alejandro de Abonutico es sumamente interesante, que en el segundo siglo de Era Común trató de hacer matar al comediante Luciano de Samosata por burlarse de sus falsos oráculos, y murió sin nunca pagar por su crimen de intento de asesinato porque los senadores romanos no querían meterse en problemas con sus huestes de seguidores … ¿no suena familiar esto de la impunidad y el privilegio religioso renforzado por medio de la intimidación a los políticos?
  2. “caen sin razón en los miedos supersticiosos” – el terror que muchos cristianos y musulmanes le tienen al infierno, y el modo en que enseñan este terror a los niños, ha sido llamado en sí “abuso infantil” por gente como Richard Dawkins. Pero son muchos los miedos irracionales: por mucho tiempo las mujeres católicas tuvieron miedo a divorciarse aún si eran maltratadas por sus maridos o si no había pasión en el matrimonio; los Sikhs tienen miedo a cortarse el pelo y quitarse el turbante; bajo el pretexto de que “el temor a Dios es el comienzo de la sabiduría” se han establecido culturas enteras cuya cosmovisión se basa en el miedo a una autoridad invisible que impone reglas arbitrarias de modo que, como dijo el filósofo Sartre, “el hombre nace libre pero en todas partes está encadenado”.
  3. “cometen muchas faltas de toda clase, de modo que nadie muestra virtud” – para los musulmanes promedio, ser virtuoso implica subyugar a sus mujeres, negarles el derecho a conducir un auto o andar solas, cubrirlas de pies a cabeza … y en los casos mas extremos, empujar a homosexuales por un precipicio, cortarle la cabeza a los ateos, crucificar cristianos, vender mujeres como esclavas sexuales, etc. En los tiempos paganos, ni decir: sacrificios humanos, incluso de niños, y sacrificios de animales estaban entre las “faltas” que se cometían que nulificaban la “virtud”. Es por esto que los filósofos materialistas con frecuencia evitan el uso de la palabra “virtud”, un ideal arbitrario que puede significar cualquier cosa (como “deber”) pero con demasiada frecuencia es simplemente obediencia ciega degradante, a favor del placer y de la felicidad, que al maximizarse beneficia a todos los seres sufrientes y parece ser el fin que nuestra propia naturaleza busca.

Al final del pasaje y a modo de contraste, Polístrato explica que los hedonistas (que identifican el placer como bueno y el dolor como malo), debido a que enraizan sus juicios valorativos en la experiencia REAL, tangible de las entidades vivientes en su propia piel y en su propia mente, no sufren de esta confusión de valores sino que buscan la virtud de manera que produce placer y facilita la vida.

Creo que esta cita de Polístrato encapsula tanto los peligros de buscar la virtud religiosamente, como los beneficios reales para la sociedad humana de la filosofía laica como una fuente de guía moral útil y práctica, de un modo que pocos pasajes de literatura antigua lo pueden hacer.

Hiram Crespo es autor y blogger puertorriqueño residente en Chicago, fundador de societyofepicurus.com y autor de Tending the Epicurean Garden (Humanist Press, 2014) y de Cultivando el jardín epicúreo y el autor/traductor de Varios días en Atenas y Epítome. Ha contribuído artículos a The New Humanism (una publicación de The Humanist Chaplaincy at Harvard), The Humanist (una publicación del American Humanist Association), El Nuevo Día, Humanist Life y muchos otros. Se graduó con altos honores de un Bachillerato en Estudios Interdisciplinarios en Northeastern Illinois University y además del español e inglés, conoce el francés y el idioma universal, esperanto.

©2017 Ateístas de Puerto Rico Inc. | PO Box 362575 San Juan PR 00936-2575 | informacion@ateistaspr.org | 1-855-200-8880

Privacy Policy | Return Policy | Term of Use

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?