El Apego a la Ignorancia

orando-por-chavez

Los religiosos se caracterizan por una mentalidad estancada que no amplía sus horizontes ni replantea los paradigmas aprendidos. Este tipo de personas dependen siempre de la comparación y el menosprecio para sentirse legitimados en su forma de actuar o de pensar. (1) Podemos decir incluso que los creyentes se ajustan voluntariamente a la definición de ignorantes, ya que niegan sistemáticamente el conocimiento. Alguien que anula intencionalmente sus facultades críticas, da la bienvenida al desconocimiento. El conformismo y la ausencia de crítica constructiva juegan un papel decisivo en el afianzamiento de la ignorancia autoimpuesta. Quien cree saberlo todo, no se esfuerza por dilucidar qué cosas son ciertas y qué cosas no.

La pereza intelectual es sinónimo de un menosprecio de la razón y se manifiesta a través de la asimilación de mecanismos de control y minimización del pensamiento. Esta mentalidad suele estar asociada a un ánimo de cerrase tanto como sea posible a las nuevas ideas. Para quien entiende el mundo por medio de la adaptación y no de la interpretación, alcanzar el conocimiento equivale a entender los sucesos de la vida como una serie de concordancias con ideas predeterminadas. Por ello el creyente no suele valorar la verdad objetiva, sino la coincidencia entre los sucesos cotidianos y su ideario místico.

Dicha mentalidad define a los grupos que rechazan el conocimiento en pos de permanecer en la situación de pobreza intelectual en la que se han formado. He aquí que algunos sistemas de pensamiento, como las religiones, favorecen la mediocridad de sus integrantes, ya que existen justamente con el fin de congregar a grandes masas de seguidores incautos que no cuestionen o fomenten el cuestionamiento de los otros.

Basta con intentar hacer entrar en razón a cualquier creyente dogmático para ser testigo de una parafernalia de argumentos absurdos que refuerzan la idea que con la experiencia hemos formado de ellos. Los creyentes más fundamentalistas incluso sostienen que el conocimiento proviene de dios, no del ser humano; por lo tanto, cualquier valor humano es automáticamente relacionado con situaciones propiciadas por la divinidad de turno. Esto anula completamente el cuestionamiento y los criterios lógicos.

Tenemos también que el sentido de pertenencia es una condición necesaria para constituir un culto religioso. Es una suerte de vínculo social; un modo de establecer ese lazo propio de todo grupo doctrinario y, en última instancia, permite que los individuos se entiendan entre sí con simbologías y ritos delimitados por los líderes, lo que facilita el manejo de grupo por sobre la concepción o el criterio individual. Esto se ve reforzado por el fanatismo religioso y la negación de la inteligencia como medio para encontrar la verdad.

Esta es, a grandes rasgos, la fórmula para que las posturas más inconsistentes e irracionales sean permitidas, legitimadas e impuestas.

 

  1. Cuando las personas son manipuladas para creer en sus ideas indistintamente de la validez de las mismas, suelen desarrollar un ego desmedido, producto de creer que están obrando en pos de una verdad incuestionable. Esto define la idea que ellos forman de sí mismos. La Religión no es sino un sistema de pensamiento cuyo método impide a sus adeptos percatarse de la influencia del grupo sobre sus decisiones.

 

Difusor del librepensamiento, administrador de DIOS NO EXISTE, No creo en tu dios, dios no existe y no es necesario y autor de El Ser Imaginario.

©2017 Ateístas de Puerto Rico Inc. | PO Box 362575 San Juan PR 00936-2575 | informacion@ateistaspr.org | 1-855-200-8880

Privacy Policy | Return Policy | Term of Use

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?