El argumento de la contradicción mutua

Multiple-personality

En el mas reciente video en que interviene y debate Shirley sobre la vida después de esta vida, ella hizo una buena labor en recordarle a su interlocutor que las religiones son culturales, que existen diversas religiones. En otras palabras, si uno fuera a nacer en Arabia Saudita uno no creería en Cristo ni en Krishna, sino en Alá. Y en Papúa Nueva Guinea, donde aún se practican los cargo cults, aún quien dice ser cristiano es panteínta y se imagina un cosmos muy distinto al nuestro.

La otra parte de este argumento, que espero que en el futuro podamos taladrar en las mentes de la gente, es que los reclamos sobrenaturales diversos de estas religiones todos se contradicen mutuamente. Esto es sumamente importante. Es imposible que luego de esta vida reencarnemos (como dicen las escrituras hindúas), pero que a la vez no tengamos alma (esta es la doctrina budista de anatta), y que a la vez tengamos almas eternas y nuestro destino al cielo o infierno dependa de creer solo en Alá (como propone el Corán) y a la vez que dependa en creer solo en Cristo (como proponen los evangelios). De igual modo, es imposible que Dios sea un hombre azul con una flauta (Krishna), un hombre blanco con muchas esposas que vive en el planeta Kolob (como dice el Libro de Mormón), un carpintero judío (Jesús), que a la vez sea invisible e irrepresentable y sin encarnaciones o avatares (Alá), y que a la vez no exista (budismo). Es imposible reconciliar todas estas posturas. Sin embargo, el pastor en el debate parece haber opinado que el hecho de que tanta gente comparta creencia genérica en la vida de ultratumba o en la divinidad implica, de algún modo, que deba existir tal vida y que eso le de validez a su religión en particular.

Con la religión, es obvio que estamos ante el fraude masivo mas complejo, arraigado y exitoso de la historia de la humanidad, uno que escasamente hemos podido empezar a retar por las muchas perplejidades y emociones irracionales, incluyendo miedos existenciales no tratados, que se ven involucradas en el asunto.

Esta es la disonancia cognitiva creada por el post-modernismo, esta ideología de que todas las culturas son igualmente válidas e importantes (o al menos igualmente válidas en mayor o menor medida), que la verdad es cuestión de conveniencia. No lo es. En mi libro, argumento que un católico puede creer en la asunción de María o en la ascención de Jesús, pero la gravedad lo va a seguir halando. Las leyes de la naturaleza no paran cuando creemos en cosas sin sentido.

También en el libro cito el ejemplo del dios Serapis, una combinación de cultos egípcios y griegos que fue inventada en la ciudad cosmopólita de Alejandría para honrar el sueño de Alejandro Magno de que toda la humanidad fuera una, sincretizando cultos diversos. Serapis se supone que iba a ser el dios que iba a unificar a la humanidad … un reclamo no distinto al que hacen los cristianos y los musulmanes y los bahá’ís y todos los demás cultos monoteístas que, sin embargo, no hacen sino desunir y confundir, porque sus creencias no están basadas en la evidencia empírica.

Sin embargo, en la misma ciudad de Alejandría hubo un científico llamado Eratóstenes, que trabajó en la gran librería dos siglos antes de la Era Común y que, en aquel entonces, no solo sabía que la Tierra era redonda sino que logró medir la circunferencia del planeta Tierra con certeza. Esto lo logró midiendo las sombras en las diversas localidades de Egipto durante el mediodía, y luego sometiendo las medidas a complejos cálculos geométricos.

Y mientras que el culto de Serapis nunca logró unir a la humanidad y ya casi nadie sabe quien fue Serapis, las calculaciones de Eratóstenes siguen teniendo vigencia: de este modo un mortal ha tenido una vida eterna mas real, por sus brillantes ideas, que un dios.

Ustedes no cuestionan lo que creen. ¡Yo debo hacerlo! – Hipatia

Para todo amante del conocimiento, la ciudad de Alejandría (donde bandas histéricas de cristianos primitivos mataron a la filósofa Hipatia, a la cual es dedicada la película Agora) debería ser un símbolo de los peligros del cosmopolitanismo y multi-culturalismo sin educación. Lo último que hemos escuchado de Alejandría es que hoy es mayormente una ciudad musulmana y a las mujeres se les ha estado tratando de negar el derecho al voto. A lo mejor esta falta de certeza que siente mucha gente en su cosmovisión cuando se ven rodeados por extraños de diversas culturas crea un miedo enorme que les hace refugiarse en ideologías sumamente estrechas, degradantes y peligrosas … las cuales ganaron adeptos, precisamente, por la tolerancia que disfrutaron en este clima multicultural. Fue así como la ciudad mas culturalmente rica, gloriosa y educada de la antigüedad, donde estaba la librería mas grande del mundo, la ciudad que ha sido llamada el New York de los antiguos, terminó como una vergonzosa sombra de lo que había sido antes.

Pero la disonancia cognitiva que surge con el post-modernismo es completamente innecesaria para los que nos dedicamos a la filosofía naturalista y aceptamos la naturaleza de las cosas. En un cosmos natural, en el que no hay que acomodar entidades ni ecologías sobrenaturales, esta disonancia cognitiva se puede sanar y resolver de una vez por todas. La ciencia es objetiva y transcultural: sus leyes no dependen de las creencias de la gente, y la gente del futuro por miles de años va a seguir viviendo en el mismo cosmos compuesto por átomos que imaginaron Demócrito y Epicuro hace mas de 2,300 años, que imaginó Carl Sagan hace décadas, que imaginó Giordano Bruno y otros. Cuando razonamos en base a la evidencia empírica, ponemos los pies en la tierra y nos reconciliamos con la realidad.

¿Vamos a seguir idolatrando a los Serapis de la historia, solo para que caigan y sean remplazados por otros Serapis, o aprenderemos a valorar la empresa de acumular conocimiento por métodos empíricos que inauguraron los sabios antiguos?

Hiram Crespo es autor y blogger puertorriqueño residente en Chicago, fundador de societyofepicurus.com y autor de Tending the Epicurean Garden (Humanist Press, 2014) y de Cultivando el jardín epicúreo y el autor/traductor de Varios días en Atenas y Epítome. Ha contribuído artículos a The New Humanism (una publicación de The Humanist Chaplaincy at Harvard), The Humanist (una publicación del American Humanist Association), El Nuevo Día, Humanist Life y muchos otros. Se graduó con altos honores de un Bachillerato en Estudios Interdisciplinarios en Northeastern Illinois University y además del español e inglés, conoce el francés y el idioma universal, esperanto.

©2017 Ateístas de Puerto Rico Inc. | PO Box 362575 San Juan PR 00936-2575 | informacion@ateistaspr.org | 1-855-200-8880

Privacy Policy | Return Policy | Term of Use

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?