El problema de la credulidad

snake-oil

La credulidad siempre es ridícula. – Frances Wright, en Varios días en Atenas

Acaba de surgir otro escándalo que expone a varios pastores de la isla como fraudes, como los vendedores de aceite de culebra que son. Esta vez han estado ilegalmente vendiendo dinares, que es la moneda iraquí.

De los cinco principales agentes que estaban vendiendo dinares, cuatro eran pastores. El Vocero reporta que BH Group se estafó $24 millones en total. Lo peor de todo es que muchos de los inversionistas son personas mayores, de modo que el escándalo terminará afectando mas a las personas crédulas y mayormente inocentes, muchos de ellos seguramente gente pobre, que pusieron su confianza en estos pastores adinerados, pensando que seguramente hombres de Dios no se iban a aprovechar de su confianza. Vemos una vez mas que esto es un error de juicio.

No olvidemos que nuestro sistema monetario es un tipo de creencia, de fe, que es lo único que da valor al dólar americano, ya que no está ligado al valor del oro ni de la plata (a diferencia del dinar). La estafa de religiosos al estilo Wall Street me recuerda al teatral episodio durante las protestas de Occupy en Nueva York, en el que un grupo de activistas paseó un becerro dorado a modo de burla del icónico becerro de Wall Street, donde se estima que la corrupción financiera llegó a tragarse mas del 40% de los ahorros de retiro de toda la población norteamericana en la crisis del 2008 en adelante.

El toro emblemático de Wall Street estaba siendo comparado al culto del becerro dorado que Moisés de la leyenda de Exodo vio a la gente adorar cuando bajó de Sinaí. Muchos de estos activistas de Occupy eran cristianos, lo cual evidencia que no todos son igualmente crédulos, y de hecho el anuncio inicial del movimiento Occupy incluyó referencias a Wall Street como la Gomorra financiera de América.

Mientras que los activistas de Occupy están al tanto del crimen masivo en el sector financiero, la población crédula que asiste a las iglesias de la isla no parece haber caído en cuenta de que la diferencia entre la estafa de Wall Street y la de los predicadores puede llegar a ser tan leve que es borrosa.

Es cierto que, como dijo Wright, la credulidad siempre es ridícula, y también es peligrosa. La fe ciega no es ni nunca será una virtud: la confianza de uno la gente se la debe ganar. Quizá en lugar de construir monumentos a la fe y a la credulidad, ya es hora de que en la isla se construya un monumento al pensamiento crítico y empírico.

Hiram Crespo es autor y blogger puertorriqueño residente en Chicago, fundador de societyofepicurus.com y autor de Tending the Epicurean Garden (Humanist Press, 2014) y de Cultivando el jardín epicúreo y el autor/traductor de Varios días en Atenas y Epítome. Ha contribuído artículos a The New Humanism (una publicación de The Humanist Chaplaincy at Harvard), The Humanist (una publicación del American Humanist Association), El Nuevo Día, Humanist Life y muchos otros. Se graduó con altos honores de un Bachillerato en Estudios Interdisciplinarios en Northeastern Illinois University y además del español e inglés, conoce el francés y el idioma universal, esperanto.

©2017 Ateístas de Puerto Rico Inc. | PO Box 362575 San Juan PR 00936-2575 | informacion@ateistaspr.org | 1-855-200-8880

Privacy Policy | Return Policy | Term of Use

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?