La absoluta irrelevancia de la idea de dios

jean_paul_sartre_by_jona25-d5dafyl

“El existencialismo no es una forma de ateísmo…

Más bien dice que, aunque Dios existiera, nada cambiaría.”

– Jean-Paul Sartre

Al día de hoy, no tenemos motivos para considerar probable la existencia de cualquier dios, y menos aún indicios que nos sugieran la existencia de sucesos sobrenaturales de cualquier tipo. Sin embargo, tres cuartas parte de la humanidad cree que esto es un hecho y vive en consecuencia de ello. ¿Y qué ha cambiado para ellos? ¿Acaso estas personas han modificado sus vidas en algún sentido por el simple hecho de creer cierta la existencia de un dios? ¿Ha habido algún aporte significativo para la humanidad de parte de ellos? En realidad, no. Por el contrario, prácticamente todos los cambios que persiguieron mejoramientos en nuestra calidad de vida han sido impulsados por no creyentes, sobre todo en el ámbito de la Ciencia y la Medicina.

La única diferencia en las vidas de quienes creen firmemente que esta hipótesis es real, subyace en la práctica de rituales religiosos y el juicio que suelen ejercer sobre los que no piensan como ellos. Generalmente afirman que los ateos nos hemos limitado a percibir apenas el mundo sensible y que nos cerramos al amor de dios, que no comprendemos nada del mundo transcendente ni del creador. En lo personal, creo que esta idea es absurda; basta con percatarse del nulo fundamento que quienes sostienen la existencia de un mundo trascendente tienen para ello, o de la evidente contradicción que implica menospreciar a quien se basa en las percepciones de sus sentidos, siendo que quien efectúa el juicio es un ser tan sensorial como el acusado.

Sartre sostenía que los seres existentes son percibidos, no se deducen, y que hay quienes no toleran tamaña contingencia: personas que no soportan la idea de que todos nosotros y lo que nos rodea es absolutamente gratuito. Por ello, nos diría Sartre, para subsanar la mortalidad que nos define como existentes, estas personas idearon un ser necesario y causa de sí mismo, menospreciando desde entonces a la existencia misma. Pero esta máscara, este modo de intentar el mundo abarcar un absoluto que, de hecho, no es más que una idea abstracta e insostenible; no define un nuevo paradigma ni cambia cómo vivimos nuestras vidas; fue representa el detonante de la más feroz e irracional negación de nuestras principales cualidades intelectuales: la razón y el espíritu crítico.

“Todo es gratuito: este jardín, esta ciudad, yo mismo.” – Jean-Paul Sartre

Difusor del librepensamiento, administrador de DIOS NO EXISTE, No creo en tu dios, dios no existe y no es necesario y autor de El Ser Imaginario.

©2017 Ateístas de Puerto Rico Inc. | PO Box 362575 San Juan PR 00936-2575 | informacion@ateistaspr.org | 1-855-200-8880

Privacy Policy | Return Policy | Term of Use

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?