Editorial

La analogía Rank-Raglan por Richard Carrier y la existencia de Jesús

La analogía Rank-Raglan presentada por el ateo e historiador Richard Carrier pretende establecer la probabilidad de que Jesús haya existido.  Se basa en comparar a Jesús con un arquetipo de héroe mitológico. Intentaré demonstrar por qué este argumento (entre tantos otros por el mismo autor) no es convincente como para descartar la existencia del nazareno en el pasado.

Richard Carrier

El profesor Richard Carrier (en la foto) es un tenaz proponente de la inexistencia de Jesús de Nazaret (c. 4 a. e. c. – 30 e. c.); ha cambiado su opinión respecto a otras posturas como el hecho científico del «Big Bang» que antes dudaba.

Jesús mitológico en comparación con el arquetipo Rank-Raglan


Alegaciones del arquetipo Rank-Raglan:

  1. La madre del héroe es virgen.
  2. Su padre es un rey o el heredero de un rey.
  3. Las circunstancias de su concepción son inusuales.
  4. Él tiene fama de ser el hijo de un dios.
  5. Se intenta matarlo cuando es un bebé.
  6. Para escapar es alejado espiritualmente de aquellos que intentan matarlo.
  7. Él es criado en un país extranjero por uno o más padres adoptivos.
  8. Nada nos dicen de su infancia.
  9. Al llegar a la edad adulta, regresa a su futuro reino.
  10. Él es coronado, aclamado o se convierte en rey.
  11. Él reina sin incidentes (es decir, sin guerras ni catástrofes nacionales).
  12. Él prescribe leyes.
  13. Luego pierde el favor de los dioses o sus súbditos.
  14. Él es expulsado del trono o ciudad.
  15. Se encuentra con una muerte misteriosa.
  16. Muere en lo alto de una colina o un lugar alto.
  17. Sus hijos, si hay alguno, no lo suceden.
  18. Su cuerpo aparece desaparecido.
  19. Sin embargo, todavía tiene uno o más sepulcros sagrados (en hecho o en ficción).
  20. Antes de tomar un trono o una esposa, él lucha y derrota a un gran adversario (como un rey, un gigante, un dragón o una bestia salvaje).
  21. Sus padres están relacionados entre sí.
  22. Se casa con una reina o princesa relacionada con su predecesor.

Según Carrier veinte de las veitidós alegaciones son conformes al perfil de Jesús descrito en la Biblia y este nivel de conformidad es suficiente para catalogarlo bajo la misma clase de personaje. A partir de la analogía Richard calcula la probabilidad de que Jesús de Nazaret haya existido empleando el teorema de Bayes («la probabilidad de a dado b»).

Probabilidad de que un Jesús mitológico haya existido dado el hecho que otros personajes con el mismo perfil no existieron

La probabilidad del encabezado es igual a:

 (Miembros del conjunto o clasificación Rank-Raglan que existieron + 1)÷(Miembros del conjunto o clasificación Rank-Raglan + 2)
 = 100(1 + 0)/(14 + 2)
 = 100(1/16)
 = 6.25%

Esta forma de argumento, bayesiano, es central a la tesis de Carrier en sus dos libros Proving History y On the Historicity of Jesus.

Objeción: Jesús histórico en comparación con la figura comúnmente imaginada por historiadores seculares

La analogía falla en convencer(me) de la inexistencia de un Jesús histórico porque los retratos de Jesús que imaginan los historiadores no se conforman al arquetipo Rank-Raglan de antemano. De modo que la analogía establece la probabilidad de la existencia de un Jesús mitológico, no de un Jesús histórico. Historiadores seculares del Nuevo Testamento ya cuentan con que Jesús no es admisible en la historia conforme a cómo fue descrito en los Evangelios. Para ilustrar este último detalle estableceré una nueva analogía que incorpora algunas alegaciones que los historiadores (seculares) sostienen en común respecto a Jesús. A partir de esta se infiere la probabilidad de un Jesús histórico utilizando la misma formula bayesiana  por la que Carrier genialmente aboga.

Alegaciones comúnmente sostenidas por historiadores seculares:

  1. No nació de una virgen.
  2. No obró milagros.
  3. Fue un judío.
  4. Reunió un vasto número de seguidores en torno a sí.
  5. Fue puesto a muerte por la autoridad gubernamental.

De hecho no tenemos por qué amalgamar tantos supuestos en torno a Jesús. Podría bastar con simplemente sostener que fue un judío «cualquiera» (junto a todo lo que eso implica).  El ejercicio de Carrier es un tanto inútil ya que un ser mitológico por definición no existe y no hace falta comprobarlo. La analogía contrastante suplanta la falsa dicotomía que Carrier propone desde el arrancadero «Jesús fue mitológico o no existió» con «Jesús fue un hombre común o no existió».

Probabilidad de que un Jesús histórico haya existido dado el hecho que otros personajes con el mismo perfil sí existieron

El Nuevo Testamento nos da a conocer dos personajes con un perfil conforme a las cinco alegaciones anteriores:

Pero un fariseo llamado Gamaliel, maestro de la ley muy respetado por todo el pueblo, se puso de pie en el Consejo y mandó que hicieran salir por un momento a los apóstoles. Luego dijo: «Hombres de Israel, piensen dos veces en lo que están a punto de hacer con estos hombres. Hace algún tiempo surgió Teudas, jactándose de ser alguien, y se le unieron unos cuatrocientos hombres. Pero lo mataron y todos sus seguidores se dispersaron y allí se acabó todo. Después de él surgió Judas el galileo, en los días del censo, y logró que la gente lo siguiera. A él también lo mataron, y todos sus secuaces se dispersaron. En este caso les aconsejo que dejen a estos hombres en paz. ¡Suéltenlos! Si lo que se proponen y hacen es de origen humano, fracasará; pero, si es de Dios, no podrán destruirlos, y ustedes se encontrarán luchando contra Dios». Se dejaron persuadir por Gamaliel (Hch 5.34-39, NVI).

Sin lugar a dudas muchos otros personajes como Teudas y Judas el galileo existieron; lo cual explica la práctica romana de crucificar rebeldes en Judea (y otras provincias del Imperio Romano además). A estos dos personajes le añadiremos uno más: Juan el inmersor (o el «bautista»). Contamos ahora con tres miembros del conjunto o clasificación «histórica». Esta pequeña cifra es suficiente. Desconozco de otros personajes como estos cuya existencia haya sido puesta en duda tan siquiera (tal como Carrier presupone que nadie discute la existencia de los catorce personajes mitológicos que incorpora en su cálculo).

La probabilidad del encabezado es igual a:

 (Miembros del conjunto o clasificación «histórica» que existieron + 1)÷(Miembros del conjunto o clasificación «histórica» + 2)
 = 100(1 + 3)/(3 + 2)
 = 100(4/5)
 = 80%

No olvide que esta cifra tiende a 100% al tomar en consideración el sinnúmero de judíos crucificados en Judea.

Otras objeciones


No pretendo levantar más objeciones que no hayan sido levantadas anteriormente, pero sí deseo alertar al lector que otras muchas han sido puestas por escrito en la sección 5 de Richard Carrier’s ‘On the Historicity of Jesus’: A Review from a Bayesian Perspective por Tim Hendrix, por ejemplo (véase Bibliografía). También léase el artículo titulado Rankled by Wrangling over Rank-Raglan Rankings: Jesus and the Mythic Hero Archetype por James F. McGrath.

Conclusión


La brillante herramienta que Richard Carrier defiende (teorema de Bayes) en sustitución de los criterios de autenticidad utilizados por otros expertos no solamente sirve para defender la inexistencia de Jesús en el pasado, sino su historicidad también. A pesar de que Richard Carrier no presenta una tesis conmovedora, logra aportar una metodología francamente laudable a la discusión.

En cuanto a establecer la existencia de un personaje en comparación con otros que se conformen a un modelo abstracto: no considero prudente aferrarse a esta artimaña. Sospecho que el artificio nos puede conducir a una falacia…

Pepe probablemente existió (o no existió) porque han (o no han) habido tantos como él.

La probabilidad de la existencia de Pepe no depende de manera especial de la existencia de gente como él. Entonces, ¿cómo establecer la historicidad de alguien como Jesús de Nazaret? Primero hay que percatarse de que haya algún prejuicio en nosotros que nos conduzca a favorecer una proposición sobre otra, luego se debe evaluar la totalidad de la «evidencia» a favor y en contra (especialmente aquella presentada por expertos). Finalmente, considere no sentir la obligación de sostener una opinión al respecto. Como spoiler alert: le advierto al lector que autores como Richard Carrier  (mitistas) defienden una tesis marginal en la academia, aunque popular entre el público inexperto.

Véase también


 

Bibliografía


 

Enlaces externos



(Imagen que enlaza al artículo es crédito de Ingrid Laas (2012): http://1.freethoughtfestival.org/photos/index.htm)

Richard Santiago Sierra

Author Richard Santiago Sierra

Richard Santiago Sierra es un ex-cristiano pentecostal y librepensador ateo puertorriqueño. Su apostasía de la fe cristiana se origina en experiencias traumáticas y decepcionantes con el cristianismo e investigaciones en torno a la veracidad de las alegaciones del judaísmo, cristianismo y el islam. Hoy se esmera en apoyar el ateísmo militante respecto al dios de Israel y el descubrimiento de la verdad por medio de las ciencias. En pos de esta causa ha sido miembro de diversas organizaciones incluyendo The American Association for the Advancement of Science, American Atheists, Ateístas de Puerto Rico, The Richard Dawkins Foundation for Reason & Science por medio de Center for Inquiry, Freedom from Religion Foundation y Humanistas Seculares de Puerto Rico.

More posts by Richard Santiago Sierra