Editorial

La malvada redención de Jaelyn Young

By marzo 30, 2016 No Comments
jaelyn

Foto de Jaelyn antes de convertirse y empezar a usar burqa

Jaelyn creció como una joven afroamericana de Mississippi normal … tan normal, que hasta fue cheerleader en su escuela superior, cosa que es accesorio de popularidad en la cultura americana. Los medios noticieros acaban de anunciar que se ha declarado culpable de tratar de unirse a ISIS luego de que compró, con la tarjeta de crédito de su madre y sin su permiso, un pasaje a Turquía para luego trasladarse a Siria y servir la causa terrorista.

No es difícil imaginar como empezó su odio al gobierno americano, siendo afroamericana del sur, donde las cicatrices del racismo no logran cerrar por causa de las frecuentes instancias de racismo, brutalidad policial, y hasta el terrorismo de supremacistas blancos.

Muchos afroamericanos se unen al Nation of Islam, que es reconocida como una organización de odio y dirigida por el ministro Farrakhan, comiéndose el cuento de que sus ancestros fueron musulmanes, cuando es mas probable que muchos de sus ancestros fueron vendidos como esclavos por musulmanes africanos. Jaelyn se unió al islam pensando que de alguna manera eso le daba una causa, un valor, a su vida. Y como el odio era lo que alimentaba su redención y su fe, en poco tiempo se radicalizó. Comenzó a vestirse con una burqa y a asociarse solamente con otros musulmanes.

Seguramente simpatizó con el discurso de odio anti-americano en el islam, porque con frecuencia desde estas clases de odio se forman solidaridades marginales. Hay indícios de que se alegró públicamente en facebook de la matanza de americanos en manos musulmanas en Tenesí. Se sabe también que odiaba a los gays, y hasta alabó a Alá al ver las fotos de jóvenes gays siendo arrojados de un precipicio en Siria, y lo hizo de una manera pública en los medios sociales.

Quizá todo esto parezca desagradable, pero no necesariamente causa de alarma. Quizá algunos digan: “bueno, los religiosos conservadores tienen derecho a expresar su opinión” … aún cuando se trate de ofrecer sacrificios humanos al dios del desierto. Quien sabe que buenas intenciones y vulernabilidades humanas normales se entrelazaron con odios religiosos en la historia de Jaelyn para llevarla hasta ISIS. Una persona que aplaude matanzas de inocentes no es inocente, por más que se haga. Creo que deberíamos preocuparnos al ver esta conducta en nuestros círculos sociales en facebook, reportarla, y dialogar con gente en el círculo de las personas que exhiben estas conductas. Creo que se puede formular un caso moral sólido a favor de intervenir.

Es cierto que la nación americana ha sido cruel con los negros … y con muchos otros grupos. Y que cuando la gente es victimada, busca darle sentido a su victimación, a su sufrimiento. Eso es natural. Pero si para redimir y dignificar nuestras vidas y nuestro sufrimiento nos tenemos que volver malvados, vindictivos hasta perder la cabeza, y hacernos esclavos del odio, eso no es redención. Es perdición. La causa deja de ser santa y de dignificar, y se vuelve degradante.

Hay una parábola de que en el corazón de un ser humano hay dos lobos: uno del amor y otro del odio. El que alimentemos a diario, ese es el mas fuerte. A Jaelyn se la comió el lobo del odio. Se dejó consumir por completo … y hay que considerar con mucho cuidado todo lo que la llevó a eso. No para juzgarla y sentirnos superiores, ni mucho menos para castigarla: ella ya destruyó su vida. Mas bien hay que considerar casos como el de Jaelyn para entender que cosas en la naturaleza humana, cuando buscan redención, terminan volviéndose malvadas. Esa es una de las cosas que no fallan en dejar perplejos a muchos ateos.

Hiram Crespo

Author Hiram Crespo

Hiram Crespo es autor y blogger puertorriqueño residente en Chicago, fundador de societyofepicurus.com y autor de Tending the Epicurean Garden (Humanist Press, 2014) y de Cultivando el jardín epicúreo y el autor/traductor de Varios días en Atenas y Epítome. Ha contribuído artículos a The New Humanism (una publicación de The Humanist Chaplaincy at Harvard), The Humanist (una publicación del American Humanist Association), El Nuevo Día, Humanist Life y muchos otros. Se graduó con altos honores de un Bachillerato en Estudios Interdisciplinarios en Northeastern Illinois University y además del español e inglés, conoce el francés y el idioma universal, esperanto.

More posts by Hiram Crespo
X