La navidad para el individuo ateo

navidadateos

Estamos en plena época navideña y como en cada año para estas fechas es inevitable sentirse un poco incómodo en familia o en áreas de trabajo. Algo así como fuera de grupo cuando todos se desean “bendiciones”, “que dios te acompañe en este nuevo año” y cuando cantan villancicos asociados a Belén y el nacimiento del mesías.

Si no saben que eres ateo, lo que nos queda es dar una media sonrisa y decir “igualmente” entre dientes y subsiguiente dar el incómodo abrazo. Si se ponen a rezar, no queda más que pararnos junto a ellos, pero no cerramos los ojos ni hacemos la acostumbrada reverencia de bajar la cabeza. Aun así he sabido de “ateos de closet” que siguen todo el ritual para que la gente a su alrededor no sospeche de su ateísmo, pero este es otro tema y no juzgo a las personas que tengan que hacerlo. Cada cual tiene una situación diferente.

Si saben que eres ateo, empiezan las preguntas con tono juzgante y criticón. Pablito, si eres ateo, ¿por qué celebras una festividad religiosa? Entonces uno tiene que pasar rápidamente el “shock” de esa pregunta inesperada probablemente hecha al frente de todas las personas que hay a tu alrededor y sin tartamudear tienes que ver como contestar. No puedes decirles, de manera sarcástica, que no entiendes cómo es que un viejo barrigón que regala juguetes a los niños alrededor del mundo en una noche se mezcló con el nacimiento de Jesús para entonces refutar que esta fiesta tan religiosa no es. Esto solo lleva a dos cosas, lo ofendes, te manda a un buen sitio y adquieres este nuevo enemigo para el año que se avecina o abres una caja de pandora que se presta a empezar un debate religioso. Entonces, si quieres conservar una buena relación con tu familia o compañeros de trabajo, mejor sonríes y le dices que celebras por costumbre y te vas a otro sitio de manera casi inmediata, pero bien disimulada para evitar otras preguntas de este tipo.

Al ateo común, como a cualquier persona sea creyente o no, nos encanta la belleza de la época. Las decoraciones de luces de navidad en las casas o en lugares públicos como plazas y tiendas. La comida y bebida típica que no puede faltar en estos tiempos, pero más que nada es el intercambio de regalos y la alegría de niños abriéndolos. Como pueden ver, ante todo lo mencionado, no hace relación con nada religioso, entonces ¿por qué tengo que renunciar a ser parte de esa celebración que como todos, también me la disfruto?

Viajando en el tiempo, en esta época se celebrara el solsticio de invierno. Si me adentro a explicarles todas las cosas que esta fecha significó a lo largo de la historia desde donde se conoce, sería un escrito larguísimo y aquí estamos para cosas cortas y concisas. Pero mencionando algunas, astronómicamente, en esta época ocurre la noche más larga del año. También en otra época y en algún lugar del mundo se hacía una gran fiesta, ya que empezaba el invierno, una época de hambruna por lo que se mataban los animales que no se podían alimentar y disfrutaban de comer carne fresca. También tiene que ver con la cosecha fermentada que les proveía de cervezas y vinos. Entre esta y otras festividades, adicional a Santa Claus, existen o existieron otras más. Así que el que sigue la religión cristiana no debe sentirse tan especial y orgulloso de celebrar el natalicio de su mesías en esta época, ya que están usurpando la celebración de otras festividades. Si quieren más información basta con entrar al buscador de su predilección y entrar al link deseado, en mi caso escogí wikipedia.

En esta época debemos celebrar sin importar creencias. Comer, beber, regalar, encontrarse con viejas amistades y el que lo quiera pasar en una iglesia, que lo haga también. Lo que como ateos pedimos, es que sean responsables y aprendan el origen de las fiestas que celebran. Entendemos que hay muchos religiosos que se ponen una venda en los ojos, imponen que es la celebración del nacimiento de Jesús y no escuchan razón. Los ateos somos intolerantes a la ignorancia. Después de educarse, si aun así quieren celebrar lo que les dé la gana en ésta y otras fiestas, entonces háganlo, pero háganlo con el conocimiento que amerita tener para que así no juzguen al ateo que celebra navidad o al que no celebra el nacimiento de Jesús, pero si la llegada de Santa Claus.

Crónicas, vicisitudes, pensamientos de una atea en el siglo XXI. Mujer vs. la iglesia, el machismo, los estereotipos, presión social, el “que dirán”, familia, entre otros. Tenemos tantas cosas que nos presionan en la vida cotidiana y aun así somos mujeres que incluímos a todo esto, el ser ateas. ¿”Girl power” o masoquismo? Ustedes dirán.

©2017 Ateístas de Puerto Rico Inc. | PO Box 362575 San Juan PR 00936-2575 | informacion@ateistaspr.org | 1-855-200-8880

Privacy Policy | Return Policy | Term of Use

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?