Opinión

La reforma laboral y la familia: ¿Dónde están los grupos "pro-familia"?

Escrito por Elisaúl Rodríguez 

19 de enero de 2017

 

 

El Senado de Puerto Rico aprobó en la madrugada del día de hoy el Proyecto de la Cámara 453, mejor conocido como la “Reforma Laboral”. Este proyecto representa un retroceso en la lucha de derechos laborales, pues elimina beneficios y protecciones para el trabajador puertorriqueño. Todo con el pretexto de que el proyecto creará empleos, aunque realmente no se ha provisto evidencia y estadísticas que garanticen la creación de empleos. Varios de sus defensores han admitido la falta de data y en ocasiones han llegado a comentar que es algo de “sentido común”. La reforma laboral se ha convertido en un artículo de fe.

 

Entre las diversas medidas que establece la reforma está el aumento significativo del período de probatoria, durante el cual el empleado no  tendrá beneficios, como plan médico o el poder comenzar a acumular días de vacaciones. También se eliminó la protección contra los despidos injustificados. Esto implica que te pueden despedir del trabajo sin tener que dar explicación alguna.

 

Muchos han llegado a pensar que estas medidas no son más que favores políticos a sectores privados; aunque la Junta de Control Fiscal había recomendado anteriormente la eliminación de ciertos beneficios. A esto se suma la carta que la Junta de Control Fiscal le envió recientemente al gobernador Ricardo Rosselló y en la que exigen más austeridad para el pueblo de Puerto Rico. Todo esto sin haberse realizado una auditoría de la deuda, de la cual se ha dicho que parte podría ser ilegal. En fin, el panorama se torna cada vez más miserable e inseguro para las familias puertorriqueñas. Estamos frente a una crisis sin precedentes, que seguirá destruyendo la educación, la salud física y mental del pueblo, la seguridad y el desarrollo económico.

 

Pero, ¿dónde están los “campeones” de la lucha por la familia? Sí, me refiero a esos que se revuelcan con tanta pasión cada vez que surge algo referente a la comunidad LGBTT. Grupos y personalidades cristianas como: PR por la Familia, la FRAPE, Juristas Cristianos, Alerta Cristiano, Wanda Rolón, Ricky Rosado, William Hernández, Carlos Pérez, Jorge Raschke, René Pereira, entre otros. ¿Dónde están?

 

En el pasado estos grupos y líderes fundamentalistas organizaron marchas a las que asistieron más de 100,000 personas (según ellos mismos), para protestar contra los derechos a la comunidad LGBTT. Algunos hasta se han atrevido a chantajear a nuestros políticos, diciéndoles que representan cerca de 800,000 votantes cristianos. Sin embargo, no he visto movilización alguna por la lucha a favor de los derechos laborales de los padres de familia. Mientras diversas organizaciones de profesionales y sin fines de lucro se han unido para crear un frente de oposición, veo poco o ningún interés de parte de estos grupos cristianos, en comparación con la animosidad que manifiestan hacia los derechos de la comunidad LGBTT. ¿Dónde andan metidos? ¿Porqué no llevan guaguas para protestar frente al Capitolio?

 

¿Quizás andan celebrando los contrato en el Senado del padre Carlos y la reapertura (probablemente inconstitucional) de la Oficina de Base de Fe en el Capitolio y para la cual Thomas Rivera Schatz nombró al pastor Ricky Rosado (anfitrión del programa “Sin Separación de Iglesia y Estado”)?

 

Tampoco significa que estamos sorprendidos por la indiferencia de los fundamentalistas. Hemos sido testigos de que el sector cristiano “pro-familia” ha tenido un pésimo récord como “luchadores” por la familia puertorriqueña. Su silencio, ausencia y comentarios mezquinos dejan muchísimo por desear. Parece que su “lucha” está limitada a difundir desinformación y odio contra todo lo que sea o parezca ser LGBTT, contra los derechos de la mujer, contra la ética del secularismo y contra la ciencia como una epistemología superior a la fe.

 

El fundamentalismo envenena nuestra sociedad y parece que la enajena de los verdaderos retos que tiene nuestro país. Provee diagnósticos supersticiosos y nos amarra a un pensamiento mágico que no ayuda a resolver problemas y a establecer prioridades razonables como sociedad y como individuos. Si van a luchar por la familia, sean consistentes. Abarquen todas aquellas cosas que realmente representan un problema para la familia o cámbiense los nombres porque decir que son “pro-familia” se ha convertido, claramente, en un eufemismo.

Elisaúl Rodríguez-Cordero

Author Elisaúl Rodríguez-Cordero

Músico, arreglista, productor del podcast Boricuateo y uno de los fundadores de Ateístas de Puerto Rico. Elisaúl es natural de la ciudad de Quebradillas, pero reside en San Juan, Puerto Rico. Graduado de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras. Estudió pedagogía musical. Para más información, puede seguirle en twitter (@ateotron) y/o buscar su “fanpage” en Facebook, bajo el nombre “Elisaul”.

More posts by Elisaúl Rodríguez-Cordero
X