Las religiones-parodia

 One Nation Under Cthulhu

One Nation Under Cthulhu

Como vemos arriba en esta parodia de una pintura que se ha vuelto viral en los medios de Jesús entregando a los gringos su constitución (que ha sido elevada a texto bíblico extracanónico por algunos cristianofascistas americanos), las redes sociales y el internet en las últimas décadas han ayudado y atestiguado la proliferación de religiones parodia. Algunas se han convertido en verdaderos movimientos culturales, intelectuales, filosóficos y políticos que comentan sobre todo bajo el sol, desde la anarquía y el frecuente anonimato de los medios sociales.

Cthulhu es uno de los dioses inventados por el autor de novelas de terror HP Lovecraft, que creó un universo regido por horripilantes y grotescos dioses cueles, impersonales. Cthulhu es un antiguo monstruo marino con alas y cabeza de pulpo que duerme bajo el océano pero cuyos adoradores creen en una profecía de que va a despertar y retornar. Los memes de Cthulhu con frecuencia se enfocan en la profecía de su retorno a modo de parodia del retorno de Cristo que los cristianos vienen anunciando por 2,000 años para meterle miedo a la gente, pero que no se ha materializado. Curiosamente, el cargo cult en Oceanía conocido como “John Frum” que predica el retorno de un dios-soldado-gringo a las islas a llevarles cargamentos, no es una parodia y hasta se encuentra entre las religiones oficiales en algunas islas.

Los adoradores de Cthulhu, según el folklor pop, se reúnen en orgías alrededor de tambores primitivos, lo cual le da un aire de vudú, y el culto fictício es tan popular que el meme del retorno de Cthulhu llegó a formar parte de un episodio de South Park.

Otra religión-parodia es el culto de Eris, la diosa del caos y el conflicto conocida en latín como Discordia. En los mitos griegos, fue Eris la que produjo la manzana dorada de la discordia dedicada “a la mas hermosa” durante un banquete, lo cual hizo que las diosas empezaran a reñir por vanidad y se produjera la guerra de Troya. Los discordianos han recopilado (porque no se puede decir que lo han organizado, ya que es un menjunge brutal) un texto sagrado llamado el Principia Discordia, el cual contiene entre otras cosas koans (acertijos) del budismo zen y un telegrama a Jehová para despedirlo de su posición como deidad por incompetencia.

Las religiones-parodia sirven de comic relief, pero también sirven como espacios filosoficos liminales y como alto parlantes para la disidencia y resistencia, y a veces llegan a tener estatus legales y a tomarse en serio. Al darse la reciente controversia en Indiana cuando se legalizó el discrimen anti-gay por medio de crear un loophole legal de privilegio religioso, no pasaron horas antes de que se fundara la Iglesia del Cannabis para aprovecharse del loophole y fumar marihuana legalmente como sacramento (como han hechos los rastafarianos, que sí son una religión en serio aunque nadie los tome en serio).

En el nuevo ateismo, el culto del Monstro de Espaguettis ya tiene escrituras y organizaciones que lo representan. El pastafarianismo se ha convertido en un asunto de libertades civiles, ya que a muchos ateos les ha dado con ponerse coladores en la cabeza que parezcan gorras de las que se ponen los judíos o musulmanes, y teatralmente formar “strainer scandals” para que se reconozcan sus derechos a creer en el pastafarianismo. El activismo pastafariano ha logrado que se reconozca la gorra-colador como símbolo religioso que puede ser portado en fotos para licencias en lugares como Utah y Gran Bretaña. Aunque quizá la intención sea mofarse de los excesos del privilegio religioso (como cuando las musulmanas quieren a la cañona que les saquen fotos para la licencia cubiertas con una sábana, sin que se vea su cara), el efecto quizá ha consolidado la idea de que, en nombre de las libertades religiosas, el estado está generalmente dispuesto a ceder y que lo mejor que pueden hacer los ateos es formar sus propias organizaciones religiosas y denominarlas como religiosas. El activismo pone en relieve unas tensiones y unas contradicciones que podrían destapar una falta de agenda y enfoque claro entre los ateos.

Sin embargo, un caso peculiar de nuevos movimientos religiosos que comenzaron como parodias o como activismo ateo es el caso de la religión Jedi, que está siendo reconocida cada día mas en lugares como Gran Bretaña, Australia y Nueva Zelanda. El activismo ha concernido el uso de esta clasificación en el censo, pero ha culminado en la creación de movimientos serios de reavivamiento Jedi como el Temple of the Jedi Order. Los adherientes admiran enormemente a Alan Watts (un filósofo de influencia budista), Deepak Chopra y el discurso del filme What the Bleep Do We Know (donde se suele confundir mecanismos cuánticos con espiritualidad New Age) y la sicoterapia jungiana, concientes de que el mentor de George Lucas mientras hizo Star Wars era el gran Joseph Campbell, un mitógrafo afamado de influencia junguiana y autor de Hero With a Thousand Faces.

Sospecho que religiones-parodia siempre han existido y que la era de la informática solo ha servido para traerlas al aire libre. De hecho, la filosofía atomista en la antigüedad a veces manifestaba aspectos de religión parodia: sus adherientes con frecuencia hacían el chiste de que el Canon había caído del cielo. El Canon era el libro de Epicuro que establecía que todo era reducible a átomos y vacío, lo cual da muy poco lugar para la incómoda creencia en dioses con cuerpos naturales y atómicos y para misterios religiosos como la eucaristía porque el pan y el vino, en el atomismo, son solo moléculas, elementos, y al fin partículas en el espacio.

Quizá pronto emerjan versiones criollas de estas matrices de memes culturales vibrantes y reconocidas que son las religiones-parodia. No es muy fácil traducir “may you be touched by his noodly appendage” al castellano sin que suene algo forzado ni necesite una elaborada explicación …

Hiram Crespo es autor y blogger puertorriqueño residente en Chicago, fundador de societyofepicurus.com y autor de Tending the Epicurean Garden (Humanist Press, 2014) y de Cultivando el jardín epicúreo y el autor/traductor de Varios días en Atenas y Epítome. Ha contribuído artículos a The New Humanism (una publicación de The Humanist Chaplaincy at Harvard), The Humanist (una publicación del American Humanist Association), El Nuevo Día, Humanist Life y muchos otros. Se graduó con altos honores de un Bachillerato en Estudios Interdisciplinarios en Northeastern Illinois University y además del español e inglés, conoce el francés y el idioma universal, esperanto.

©2017 Ateístas de Puerto Rico Inc. | PO Box 362575 San Juan PR 00936-2575 | informacion@ateistaspr.org | 1-855-200-8880

Privacy Policy | Return Policy | Term of Use

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?