Editorial

Los límites de la ignorancia humana

By diciembre 7, 2015 No Comments

No importa el ámbito humano de que se trate, pareciera que la superstición está presente en todos los niveles; al menos eso es lo que percibimos a diario quienes vemos el mundo con ojos críticos y a muchos de nuestros congéneres con creciente incredulidad. ¿Cuál es el límite de la ignorancia humana? ¿Es posible que siendo las criaturas dotadas con la capacidad más maravillosa, la razón, nos hayamos transformado en los más férreos negadores de semejante herramienta? (1)

Increíblemente, la línea de pensamiento con que se identifican tres cuartas partes de la humanidad, la religiosidad, promueve justamente esto: renunciar a la libertad y a la dignidad, restando importancia a los méritos humanos y desoyendo a la razón para adoptar la más absoluta ausencia de criterio. Se trata de individuos supeditados a una idea nefasta que les condena a la esclavitud intelectual; personas que creen venerar a un ser que identifican con todo lo bueno, cuando en realidad enaltecen una representación del más profundo desprecio por la verdad. En definitiva, se trata de sujetos condenados a navegar en el oscuro y tormentoso océano de la superstición.

Esta aversión por el conocimiento sólo genera opiniones erradas y carentes de fundamento, pero la mayoría de nosotros parece haber decidido que evitar el desgaste intelectual y asumir la existencia de un legislador sobrenatural es la mejor manera de afrontar los padecimientos propios de la existencia, tal como si aún no hubiéramos madurado lo suficiente como para percatarnos del fraude que suponer la verdad en lugar de buscarla representa. Seguimos sosteniendo ideas por convicción y no por su validez; Incluso pareciera que no decidimos, no hacemos, no pensamos; todo es obra de una divinidad ideada hace miles de años por individuos que acababan de inventar la rueda.

Hoy sabemos que nuestra consciencia volitiva permite que la razón pueda ser reemplazada por mecanismos accesorios, o bien, que ésta sea sólo una opción en lugar de la pauta. Éste es el verdadero límite de la ignorancia humana, el porqué de nuestra permeabilidad a los mitos y el único impedimento que resta por superar para sentar las bases de un accionar estrictamente basado en la razón.

  1. Según Bakunin, la humanidad supeditó su existencia a una idea nefasta que la degradó y le condenó a la esclavitud intelectual. La veneración a dios se tradujo en desprecio por el mundo concreto y los seres humanos perdieron toda capacidad para reconocerse capaces o valiosos por sí mismos, aceptando sosegadamente la autoridad terrenal; alegoría de la autoridad sobrenatural.
Pablo Naveira

Author Pablo Naveira

Difusor del librepensamiento, administrador de DIOS NO EXISTE, No creo en tu dios, dios no existe y no es necesario y autor de El Ser Imaginario.

More posts by Pablo Naveira
X