Nuestra Revolución

10394820_690379164386547_2087916525729146276_n

“Legisladores y gobernantes, que tenéis tan poco talento como buena fe, propietarios ricos y sin entrañas, en vano tratáis de neutralizar nuestra sagrada acción […] Calumniadores, callaos vosotros y, en el silencio de la confusión, escuchad nuestras pretensiones dictadas por la Naturaleza y basadas en la justicia.” – Sylvain Maréchal

En su obra, El Manifesto de los Iguales, Sylvain Maréchal afirma que la Revolución Francesa fue sólo la precursora de una revolución mucho mayor, en la cual el pueblo pisotearía a los nuevos tiranos del mismo modo en que lo hizo con sus predecesores. En lo personal, considero que el momento de esa nueva revolución ha llegado. Como latinoamericano, testigo y víctima de las políticas y de los nefastos gobernantes que sumen a gran parte del continente en la mediocridad intelectual y la pobreza, observo a diario como la estandarización de las ideas, la ausencia de crítica constructiva y la incompetencia de los líderes para proponer y desarrollar cambios estructurales, entre otros, se transforman en las principales causas de una crisis que se extiende a todos los ámbitos.

Es evidente que parte importante de la sociedad latinoamericana acepta sosegadamente la manipulación de sus gobernantes, siendo que esto surge, principalmente, de la ausencia de planes educativos que fomenten el pensamiento racional. Dicha falencia se hace evidente y se potencia al permitir la intromisión de los cultos religiosos en el quehacer político y social. Todo esto, en conjunto, da como resultado una sociedad fácilmente manipulable, carente de recursos intelectuales para generar transformaciones importantes y tristemente conformista.

A toda costa se debe despertar en las personas un espíritu inquisitivo que permita indagar en el amplio espectro de posibilidades con las cuales alguien puede identificarse ideológicamente, fomentando un discurso que promueva las libertades de pensamiento y de acción. Esta es la única manera de iniciar una verdadera revolución.

No es un secreto que la gran mayoría de la población latinoamericana carece de crítica sobre los sistemas ideológicos que le afectan e impiden su desarrollo. Contrariamente a la tan difundida idea sobre el modo en que las potencias extranjeras influyen en las naciones de Centro y Suramérica, sus mismos gobiernos, absurdamente desinteresados por educar antes que gobernar a individuos con escasa o nula posibilidad de acceso a un mejoramiento en su calidad de vida, sellan el destino de quienes, en su ignorancia, confunden patriotismo con aislamiento y acostumbramiento a la miseria.

Enlace de El Manifesto de los Iguales:
http://www.youkali.net/Youkali3manifiestodelosiguales.pdf

Difusor del librepensamiento, administrador de DIOS NO EXISTE, No creo en tu dios, dios no existe y no es necesario y autor de El Ser Imaginario.

©2017 Ateístas de Puerto Rico Inc. | PO Box 362575 San Juan PR 00936-2575 | informacion@ateistaspr.org | 1-855-200-8880

Privacy Policy | Return Policy | Term of Use

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?