Religiosidad en América Latina

3730022

Las religiones se nutren de la ignorancia y la ausencia de cuestionamiento que suele abundar cuando las herramientas de juicio no actúan en consecuencia de identificar los fraudes ideológicos. Como sabemos, los pueblos sumidos en la ignorancia y el conformismo difícilmente progresan, al contrario, se estancan y se empobrecen. En este contexto, las religiones actúan como canalizadores de las necesidades afectivas de las personas más vulnerables. Irónicamente, esto hace que los sistemas religiosos se afiancen aún más en las bases de sociedades cuyos verdaderos dilemas están relacionados con la primera condición de que la religión los suele alejar: el conocimiento y el pensamiento crítico.

Pareciera que la idea de un mesías imaginario pesó más en las mentes crédulas que la necesidad de educarse y progresar.

Hemos visto las nefastas consecuencias del pensamiento religioso masificado en países como Perú y México, donde el sincretismo religioso y los prejuicios devenidos del ideario cristiano son tan fuertes que las ceremonias tradicionales están plagadas de simbología cristiana e invocaciones a deidades tan imaginarios como sus propios dioses, pero impuestas por la fuerza durante la conquista. Por otro lado, el machismo salvaje asimilado por la imposición de una férrea disciplina católica ha hecho que situaciones como los asesinatos de mujeres en Ciudad Juárez sean moneda corriente y que sectores de la población femenina mexicana avalen el maltrato que reciben. No debemos olvidar que los estereotipos machistas se han afianzado gracias a la preponderancia de las religiones abrahámicas y la consiguiente validación del patriarcado como sistema. (1)

Las religiones no son culpables de la pobreza ni la ignorancia, sin duda, pero sí se valen muy efectivamente de estas situaciones. En América toda, el catolicismo se ha impuesto por sobre otros cultos asimilando fieles de manera masiva y generando confianza en las clases carenciadas por medio de un muy marcado énfasis en supuestos valores relacionados con la defensa del desamparado. La religiosidad en Latinoamérica tiene la característica de estar afianzada a través de los estratos sociales más precarios. Las fuentes de las expresiones religiosas actuales de Latinoamérica podrían clasificarse como de origen popular, pero con alto alcance en otros estratos. Su abanico de manifestaciones se da en torno a la precariedad y la lucha por la supervivencia, pero escala hasta las posiciones de poder socioeconómico.

En Latinoamérica, la Iglesia Católica promueve un discurso de acostumbramiento a la pobreza y la sumisión, jamás enseña el valor de la puja por progresar. ¿Y acaso no era ése el mensaje de personaje literario llamado Jesús? “Vende todo lo que tienes y sígueme” “Difícilmente entrarán en el Reino de los Cielos quienes tienen riquezas” “Deja tu tierra, tu familia, todo lo que tienes”. Pareciera que de alguna manera el bienestar y los afectos nos alejaran de dios, tal como el conocimiento y la racionalidad. Como ya he mencionado, el catolicismo se afianzó en Latinoamérica generando confianza en las clases sociales más vulnerables, tanto económica como culturalmente, haciendo énfasis en el mérito del sufrimiento y la valía de tener una actitud acorde con el personaje literario de Jesús.

Las ideologías que se imponen desde las cúpulas de poder, en lugar de ser las cúpulas de poder las que reaccionan frente a las exigencias culturales, son más difíciles de modificar. La religiosidad latinoamericana es un fenómeno que crece desde la base de la pirámide hacia la cúspide, no a la inversa. Por esto creo que Latinoamérica, si bien está muy afectada por todo tipo de supersticiones, tiene la posibilidad de encontrar el rumbo si se trabaja en la educación como eje y se fomenta el pensamiento crítico.

Existen muchas maneras en que una persona puede ser manipulada. La Religión resulta ser una de las más efectivas, ya que sus métodos no se cuestionan y esto la transforma en uno de los medios menos resistidos por las sociedades. Además, es el sistema de pensamiento más rápidamente asimilado por las masas populares poco instruidas, dado su escaso poder de análisis.

En América Latina vemos una conjunción de sincretismo religioso, superstición popular y rituales mixtos. ¿Cuál de estos procesos o medios místicos ha sido resistido por la Iglesia Católica? Absolutamente ninguno. La Iglesia Católica en Latinoamérica se ha adaptado perfectamente a una mimetización necesaria para perdurar en un ambiente culturalmente menos heterogéneo que el europeo.

Sobre el uso de la religiosidad como medio para mover a las masas populares en Latinoamérica:

La esencia de la convicción religiosa de los creyentes es, en muchas ocasiones, producto de una sensación de poder experimentada por el supuesto contacto con dios, con los dioses, los santos o los espíritus. El acceso a este poder es frecuentemente la base del manejo social y político. Cuando la cúpula política emplea la religión popular, lo hace porque con ello da sentido a las experiencias de los menos preparados y guía a las masas populares a donde las necesita. El poder que los líderes tienen sobre las masas populares deviene de su capacidad para influir en la conducta de los otros. Sin embargo, este poder también depende del reconocimiento y confirmación de los seguidores y esto a su vez depende de los mecanismos de creación de significados que los líderes sepan impulsar

Las ideas sobre las relaciones con y entre agentes sobrenaturales, tal como están definidas en el proceso de creación de significados, tienen consecuencias para las relaciones entre las personas y, a fin de cuentas, son más o menos útiles en términos políticos. Las estructuras simbólicas y sociopolíticas deberían, entonces, considerarse en su mutua conexión con la conducta religiosa. Vemos así que la religión, al igual que la política, tomará siempre lo más conveniente y descartará lo que supone una brecha con el grupo social al cual intenta insertarse.

América Latina ha perdido el rumbo en muchos sentidos, y la religiosidad arraigada no hace más que acrecentar una pobreza intelectual que es, entre otros, el pilar de la Iglesia cristiana y un medio efectivo de inoculación ideológica.

 

  1. En países como México, la iglesia se acopla en sectores económicos, sociales o políticos significativos y ha penetrado en todas las capas sociales, incluso en aquellas que podrían impulsar un cambio. Así vemos que los sectores más críticos de la sociedad están igualmente comprometidos con las religiones.

 

Difusor del librepensamiento, administrador de DIOS NO EXISTE, No creo en tu dios, dios no existe y no es necesario y autor de El Ser Imaginario.

©2017 Ateístas de Puerto Rico Inc. | PO Box 362575 San Juan PR 00936-2575 | informacion@ateistaspr.org | 1-855-200-8880

Privacy Policy | Return Policy | Term of Use

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?