The Keepers y la religión en las escuelas

the-forgotten-madrassa-children-1432151943-9723Por fin vi la fascinante serie de netflix The Keepers recientemente. La serie es el resultado de una investigación hecha no por la policía de Baltimore, Maryland sino por víctimas y ciudadanos preocupados que se encargaron de hacer el trabajo que las autoridades no hicieron después de que cientos de menores experimentaron décadas de abuso sexual y psicológico en manos del clero en una ciudad muy católica.

Pero la serie gira no sólo alrededor de los muchos incidentes de abuso sexual y manipulación psicológica por sacerdotes dementes: se centra en el asesinato de una monja que estaba a punto de levantar su voz contra un sacerdote, y el encubrimiento sistemático de todos estos crímenes por las autoridades eclesiásticas y seculares, que en conjunto hicieron desaparecer enorme cantidad de evidencia. Parte del silencio de los miembros de la policía fue comprado por el sacerdote principal del caso–cuyo hermano era un policía de Baltimore–con favores sexuales, y muchas de las niñas fueron entregadas a policías (y otros ciudadanos prominentes y no-prominentes) para su gratificación sexual. Todo esto porque tuvo acceso a ellas como director de escuela.

Recomiendo la serie para ayudar a la gente a entender lo peligroso que es el culto católico y las clases de cosas que suceden en escuelas católicas. Ayuda a entender cuánta autoridad los sacerdotes están dispuestos a ejercer sobre los cuerpos de niños, no solo sus mentes. Inculcan el miedo y la culpa en la edad más vulnerable, para luego usar esos miedo y culpa para manipular a los mismos individuos.

También nos muestra el peligro de confiar en las supuestas “autoridades eclesiásticas”. Muchas de las víctimas fueron a las “autoridades de la iglesia” en vez de a la policía inicialmente,  refugiándose ciegamente en sus depredadores. No se les ocurre que en un país laico hay leyes y autoridades legítimas y neutrales que deberían ser las que atienden estos casos. En la Iglesia Católica, vemos exactamente la misma psicología del control absoluto sobre los individuos vulnerables que vemos en cualquier otro culto.

El documental explica bien muchos de los peligros del privilegio religioso. Pero lo que el documental no profundiza, y debe ser abordado, es la tendencia actual hacia permitir al clero un amplio acceso a los niños a través de la privatización de la educación en todos los Estados Unidos. Lo que estamos viendo es la paquistanización de América (y de Puerto Rico): la conversión masiva de escuelas en instituciones de indoctrinamiento religioso es una iniciativa encabezada por Betsy DeVos, la Secretaria de Educación, quien ha prometido abiertamente usar el sistema educativo para producir “el reino de Dios ” en la tierra.

Aparte de la cultura de depredación sexual dentro de los cultos católicos, mormones, musulmanes y otros, hay muchos otros problemas relacionados a la pakistanización de la educación. En las yeshivas (o escuelas judías) de Nueva York, además de los problemas de acoso sexual que parecen prevalecer en entornos profundamente religiosos, han habido quejas de falta de estándares educativos. Estas escuelas están siendo utilizadas para indoctrinar a los niños, y poca o ninguna educación secular y útil se proporciona fuera del currículo religioso. Así que básicamente son fábricas de lavado de cerebro. Como en el caso del sacerdote de Baltimore, las autoridades repetidamente se han rehusado a investigar estos reclamos con tal de evitar problemas con la poderosa comunidad judía local. Las niñas de algunas yeshivas también se han quejado de hostigamiento por “escuadrones de la modestia”.

El uso de las escuelas para indoctrinar–aparte de ser inconstitucional–deja cargas innecesarias y malvadas para la próxima generación. Vimos en el caso del proyecto de ley “Kill the Gays” (“Matar a los gays”) en Uganda: el régimen del Presidente George Bush financió la histeria homófoba en África cuando su Congreso republicano asignó como “Abstinence Only” una tercera parte de una enorme suma de dinero para iniciativas de prevención del VIH en países africanos. “Abstinence Only” NO es educación sexual real. Esto fue sólo una excusa de los republicanos para dar millones de dólares a las iglesias con el propósito de indoctrinar a los niños de acuerdo con ideologías sexuales victorianas, regresivas y anti-gay que han hecho ya mucho daño en los Estados Unidos. Tomó una década para que se viera la histeria homofóbica en Uganda produjera entre las muchedumbres los niveles de violencia contra las personas LGBT en el pequeño país que llevó al proyecto “Kill the Gays”. Al final, por causa de crítica internacional, la ley propuesta fue reemplazada por una ley sólo un poco menos draconiana, pero igual de innecesaria. Le ley original dictaba la pena de muerte por el “crimen” de ser gay, esta solo dicta prisión por vida, pero también castiga a todo el que proteja a los gays o simpatice públicamente con ellos, de modo que crea un clima hostil insufrible.

Betsy De Vos no ha hecho secreto de su desdén por la comunidad LGBT. ¿Qué van a querer hacer en diez años los niños indoctrinados en las escuelas influenciadas por las políticas de Betsy DeVos? ¿Cómo votarán? ¿Qué políticas querrán ver implementadas? ¿Degenerarán en fanáticos fascistas cristianos como los de Uganda?

Lo triste es que, al igual que casi nadie conectó el “Kill the Gays bill” en Uganda con el régimen Bush, esa generación futura no va a conectar su nueva ola de violencia con Trump.

Hay todavía muchos, pero muchos otros problemas con la pakistanización de nuestro sistema escolar. Debemos considerar, por ejemplo, que la iniciativa de vales escolares en Indiana–cortesía del actual vicepresidente Mike Pence–ayuda todavía hoy a financiar una madrassa islámica que ya ha producido al menos un terrorista. El currículo de la escuela incluye cosas como “recitación coránica”, cortesía de quienes pagan impuestos.

Cabe mencionar aquí el enorme contraste entre la cantidad de árabes versus judíos que han ganado premios Nóbel: son 8 árabes versus 137 judíos según esta fuente. Recordemos que el mundo árabe incluye 392 millones de almas, mientras que existen menos de 16 millones de judíos a nivel mundial, lo cual incrementa aún mas el percentage de distancia, todo porque en el mundo árabe no existe separación entre educación y religion, y a los niños no se les permite ni son capaces de aplicar el pensamiento crítico y cuestionar tanto el consenso como los reclamos supersticiosos de manera apropiada.

Aparte, es gracias a la intrusión religiosa en las escuelas que las llamas de viejos odios fueron reavivados año tras año por generaciones en países como Yugoslavia, Irlanda e Israel, perpetuando el fanatismo religioso, el oscurantismo y la violencia entre protestantes, católicos, ortodoxos, judíos y musulmanes que crecían aislados de sus vecinos y llenos de mutuo rancor y desconfianza. ¿Para qué repetir eso en los Estados Unidos en un momento en que la diversidad y las relaciones raciales ya son difíciles de negociar?

De modo que bajo las políticas de DeVos y sus aliados en la isla, Puerto Rico no debe esperar producir un ganador de premios Nóbel, pero podemos en confianza aspirar a producir futuros terroristas y ver un incremento sólido en la cantidad de espacios en los que niños son expuestos a explotación sexual e intolerancia por parte de grupos religiosos, aparte del perene problema de la homofobia.

No necesitamos fanáticos usando las escuelas para producir “el reino de Dios en la Tierra”. Lo que necesitamos de las escuelas es enseñar a los niños pensamiento crítico, ciencia y  habilidades útiles para vivir. Tal vez un currículo de filosofía debería reemplazar al religioso. ¡Enséñeles la filosofía! ¡Enséñeles cómo pensar, no qué pensar!

Hiram Crespo es autor y blogger puertorriqueño residente en Chicago, fundador de societyofepicurus.com y autor de Tending the Epicurean Garden (Humanist Press, 2014) y de Cultivando el jardín epicúreo y el autor/traductor de Varios días en Atenas y Epítome. Ha contribuído artículos a The New Humanism (una publicación de The Humanist Chaplaincy at Harvard), The Humanist (una publicación del American Humanist Association), El Nuevo Día, Humanist Life y muchos otros. Se graduó con altos honores de un Bachillerato en Estudios Interdisciplinarios en Northeastern Illinois University y además del español e inglés, conoce el francés y el idioma universal, esperanto.

©2017 Ateístas de Puerto Rico Inc. | PO Box 362575 San Juan PR 00936-2575 | informacion@ateistaspr.org | 1-855-200-8880

Privacy Policy | Return Policy | Term of Use

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?